El Mesón de Sime - Qué ofrecemos

Preparamos deliciosa comida casera soriana en un hermoso paraje de la región. Llámanos y te atenderemos con la mayor brevedad posible.

Qué ofrecemos

En El Mesón de Sime ofrecemos un amplio menú que no te puedes perder. Entre nuestras especialidades destacan:

  • Croquetas.
  • Ensaladilla.
  • Carnes a la brasa y al carbón vegetal.
  • Flan de queso.

Te esperamos para que disfrutes la mejor comida casera soriana.

Nuestra localidad

Valdeavellano de Tera es una localidad y municipio de la provincia de Soria, partido judicial de Soria, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Es un pueblo de la comarca de Tierras Altas y El Valle.

Desde el punto de vista jerárquico de la Iglesia Católica, forma parte de la diócesis de Osma la cual, a su vez, pertenece a 
la archidiócesis de Burgos.
Geografía

El municipio tiene un área de 19,36 km² con una población de 230 habitantes y una densidad de 11,88 hab/km². Al pueblo se accede por la carretera N-111 en dirección hacia Logroño, desviándose unos 29 kilómetros por la carretera SO-820. Una vez en el pueblo, a cuyos habitantes se denomina "valdeavellaneses", se puede observar que la actividad principal es el ganado y el campo. El paisaje que se observa alrededor está compuesto por hayas, pinos, robles, acebos. También hay brezos, biércoles, biercolina, té, tomillo, manzanilla. Entre los animales de caza están el corzo, el jabalí y el ciervo. Cerca del término municipal discurren los ríos Razón, Razoncillo y el Tera, que da nombre a Valdeavellano.
El Mesón de Sime comida casera soriana
El Mesón de Sime almuerzos y comidas
El Mesón de Sime caza
Celebraciones

La fiesta principal se celebra el 16 de agosto en honor a la Virgen y San Roque. Sus verbenas son famosas en toda la provincia de Soria. El día 14 a las 12 de la madrugada se celebra el pregón de fiesta, el cual hará un vecino ilustre del pueblo así como la correspondiente elección de mozo, moza, paje y paja que se eligen entre los jóvenes del pueblo. Tras el pregón y la elección de los

mozos se celebra la tradicional verbena a la que acude gente de las localidades cercanas y Soria.
El día 15, en honor a la Virgen de la Paz se celebra la misa y el posterior vermut. Por la tarde hay diversidad de actividades, entre las que destacan el campeonato de frontenis y juegos populares como el guiñote y la tanguilla. Al atardecer, se celebra el baile y por la noche la verbena. Al finalizar, todos los mozos de la localidad que continúan con ganas de divertirse se trasladan al tradicional zurracapote, donde se reparte la bebida con el mismo nombre.

El día 16 es el más importante porque se celebra en honor al patrón de la localidad, San Roque. A las 13:00 horas se celebra la misa y al término de esta los mozos comienzan a celebrar la tradicional gallofa, en la que se recorre toda la localidad pidiendo dinero por las casas en compañía de los gaiteros para así conseguir dinero para la caldereta que se celebrara al día siguiente. Por la tarde hay campeonato de Mus, bolos y concurso de disfraces para los más pequeños, baile en la pista y por la noche la verbena con el concurso de disfraces, esta vez para los adultos. Al término de esta, el zurracapote continúa abierto.

Aunque el día 17 es el último, no es menos importante ya que se celebra en honor a San Roquito. A las 12:00 se celebra la tradicional misa en la ermita de las Espinillas. A la hora de comer, todos los vecinos del pueblo se reúnen por separado. Por un lado las casadas, las últimas en unirse a esta tradición, comen en un prado, donde lo más destacado son los melocotones con vino. En otra zona del prado se sitúan los casados, cuya asadurilla es de lo mejor. Por último, en el famoso “prao” se reúnen los mozos para comer la caldereta hecha por el alguacil del pueblo. Los mozos beben, cantan y bailan al son de la música de una charanga. Todos los mozos llevan la tradicional camiseta de fiesta, la cual siempre termina empapada de vino. Tras comerse la caldereta, los mozos realizan la tradicional bajada del prao formando dos filas en las que se realizan las tradicionales vueltas en torno a las fuentes del pueblo para acabar en la plaza. Tras el ajetreado día, hay baile y verbena.

Patrimonio

En Valdeavellano de Tera se puede contemplar la iglesia parroquial católica de Nuestra Señora de la Paz con elementos del Gótico. En su interior se venera la imagen del mismo nombre, llevada hasta Valdeavellano desde Toledo por los pastores trashumantes.

La ermita de Nuestra Señora de las Espinillas, en el paraje El Chiribital, se halla a un kilómetro del pueblo, en las estribaciones de la sierra Cebollera.

También se puede contemplar la iglesia de la Soledad, ubicada junto al albergue juvenil de la localidad. Este albergue fue donado por una familia del pueblo que emigró a América.